Pabli Stein

Pabli Stein
Buenos Aires, 1986.

Muestras individuales

2015 Color oculto, Espacio ENSO, Buenos Aires, Argentina.
2015 Head over heels, P Gallery, Jose Ignacio, Uruguay.
2014 La otra luz, Espacio ENSO, Buenos Aires, Argentina.
2013 Cada vez mas cerca, Bisagra Arte Contemporáneo, Buenos Aires, Argentina.
2012 Up right Blood, WTC, Montevideo, Uruguay.


Muestras grupales (Selección)

2015 Colección Patricia Rizzo, Museo Evita-Palacio Ferreyra, Córdoba, Argentina.
2014 Antiarruga, Granate Galería, Buenos Aires, Argentina.
2013 Aventura, 2A, Miami, FL, USA.
2012 Convivir, Zavaleta Lab, Buenos Aires, Argentina.
2011 Post, Meridion AC Galería, Buenos Aires, Argentina.
2011 Ideas, Mundo Nuevo Art Gallery, Bueno Aires, Argentina.


Ferias

2016 AAF art fair, Escarlata, Nueva York, USA.
2016 L.A. Art show, Escarlata, Los Angeles, California, USA.
2015 ARTEBA, Proyecto A arte contemporáneo, Buenos Aires, Argentina.
2015 ESTE arte, Marte arte contemporáneo, Punta del Este, Uruguay.
2013 ARTEBA, Bisagra Arte Contemporáneo, Buenos Aires, Argentina.
2012 ARTEBA, Bisagra Arte Contemporáneo, Buenos Aires, Argentina.
2011 Expotrastiendas, Galería Selva, Buenos Aires, Argentina.


Premios

2012 Premio Proyecto A (11º edición), Proyecto A arte contemporáneo, Bs As, Argentina.
2011 Premio Proyecto A (10º edición), Proyecto A arte contemporáneo, Bs As, Argentina.
2010 Premio Proyecto A (9º edición), Proyecto A arte contemporáneo, Bs As, Argentina.


Proyectos en conjunto

2015 ARTEBA, Proyecto A arte contemporáneo. Buenos Aires, Argentina.
Performance y videoinstalación en conjunto con Sebastián Muro.
2014 Noche y día. Quimera del arte, Buenos Aires, Argentina.
Performance e instalación en conjunto con Sebastián Muro con la colaboración de Salvador Rivera.


Publicaciones / Prensa (Selección)

AAVV. (2014) Latinoamerica al límite. Santiago de Chile, Arte Al Límite.
DI MAGGIO, Nelson. (2012).“Dos tiempos en la pintura” en La República (Uruguay), 28 de Julio de 2012.
ESTEVEZ, Loreto. (2014). “Pabli Stein: Seductor contraste de imagines y color” en Arte Al Límite, vol. 65, p. 86-89.
KUMMERFELDT QUIROA, Alina. (2014).“Interview” en Haufen Magazine, vol.2, p. 54-55.
MEGGIOLARO, Mariana. (2015). “Figura y figurín” en Harper’s Bazaar Argentina, agosto de 2015.
RIAL UNGARO, Santiago. (2014).“Te robaré un color” en Página 12, 23 de octubre de 2014.
SOBRERO, Nicolas. (2012).“Todo debe resplandecer” en BK Mag,18 de diciembre de 2012.


Pabli Stein: Elegía de la transformación
Por Patricia Rizzo

A la transformación de un fragmento mudo en imponente imagen sólo los distancia un par de
recortes. Esta manera simple y a la vez de elaborada y compleja elección y selección está muy
unida a la concepción en la que Pabli Stein entiende su trabajo.
Como se sabe, el collage es una técnica artística que consiste en
ensamblar elementos diversos en un todo unificado. El término se aplica sobre todo a la pintura,
pero por extensión se puede referir a cualquier otra manifestación artística, como la música, el
cine, la literatura o el videoclip. Viene del francés coller, que significa pegar. Pabli parece tomar
de más de unamanifestación, sin duda su producción proviene y se relaciona con la pintura, pero
la estética propia del videoclip es muy afín a sus composiciones, la fotografía cinematográfica y
publicitaria aparecen como referentes y una manifiesta musicalidad asoma en sus narraciones
visuales, las que se emparentan en un mix de compleja y contemporánea estructura.
Sus fotografías, o fragmentos de ellas reconstruyen imágenes que se
vuelven icónicas en su totalidad críptica. A veces su elección se enfoca en una textura, un
material, un halo de brillo, ciertos aspectos discordantes; el bello pecho de una fémina
perfecta... el exceso de luz en una escena de playa, la profundidad de un color.
Entre los elementos y de un modo intrincadamente despojado la belleza se presenta
contundente. Asoma su mirada maravillada ante una simetría entre elementos disonantes, un
rincón, el brillo de un labial o la desmesurada presencia de unajoya. Una indagación que se
nutre de muchas fuentes, estéticas diversas, pero siempre muy cuidadas y relacionadas en
muchos casos con la moda y la impronta publicitaria.
Sus composiciones no abrevan en la exageración, o en aquellas imágenes que se presentan
linealmente impactantes; como si la opulencia siempre debiera estar, pero adivinada, algo
clandestina. Si algo se vuelve un poco obvio lo descarta, le gusta detectar. Un fino señalamiento
más descubierto que manipulado.
Su objetivo se ha centrado a menudo en los dobles significados, aunque también podría decirse
que el significado para él es complementario, que le interesan más bien las imágenes
resultantes y lo que de ellas recibe y emanan. De esta manera considera las ilustraciones
preexistentes y las fuentes de donde proceden para darles otra dirección, a veces poética, pero
sobre todo estética.
Stein ha logrado algo importante con su producción, y lo ha hecho muy tempranamente en la
evolución de su trabajo; y es que los collages son fácilmente reconocibles, inspiran un sentido
de identidad que le es propio. Ideas de gramática visual sobrevuelan y evidencian un
conocimiento propio del voyeur que no se cansa, más aun, que se regodea en buscar y
perseguir el encanto de lo mínimo. Como ha dicho Henry Thoreau: porque mi mayor habilidad ha
sido necesitar poco.


Pabli Stein: Color Oculto
Por M.S. Dansey

Fascinado con las imágenes de las revistas de moda, Pabli Stein las toma por asalto, las hace
suyas, sin dudas como una excusa para dar rienda suelta a su otra pasión, la pintura. La
reconstrucción figurativa de esa imagen que lo obsesiona es una tarea que emprende con la
dedicación religiosa de los pintores de la rica tradición argentina. Pero la imagen nunca llega a
configurarse del todo, no llega a ser copia fiel de su modelo, porque en ese proceso, como
sucede en el ejercicio de los placeres, uno nunca sabe dónde ni cómo se termina.

Si bien parte de la figura, a lo largo de un proceso continuo llega al fondo, al espacio que la
circunscribe, no entendido este como continente sino como aura. Es la presencia humana que se
disuelve en una atmosfera, a veces evanescente, a veces tormentosa, siempre imprecisa, líquida,
fluida. Es el espacio conjurado por el espectro, por el fantasma, por el golem… Por el modelo de
un mundo idealizado que de hecho no existe.

Stein emprende la tarea como un acto físico, confronta a la imagen inicial sobre la tela que al
principio sirve de lecho para el amor y al final delimita la escena de un crimen, de un crimen
pasional donde no interviene la razón ni el intelecto. Y en este punto vale abrir un paréntesis y
decir que cuando el sistema de arte está gobernado por un conceptualismo que bordea lo
impersonal, este gesto se lee como una declaración de principios. Sin embargo, tampoco se
trata de un acto automático, puramente emotivo. Es cierto, se entrega a sus instintos, se deja
llevar, se abstrae, se pierde. Pero la suya es una entrega consciente, si se quiere reflexiva, en la
que el artista va examinando su propia práctica.

En la que, como todo buen amante, permite que el tiempo transcurra suave, intenso. No sigue la
lógica binaria que solo reconoce los modos activo y pasivo, sino que alcanza un estado tercero.
Stein se entrega sin negarse, al contrario, es el catalizador que dispara tensiones, desnuda y
corrompe a su objeto de deseo, rebela sus conflictos, libera sus angustias, sus miedos.
Su pintura responde a la pulsión primaria que solo sucede en la intimidad del taller. Una suerte
de incepción entre el artista y su modelo de la que surge una imagen fresca, potente


Pabli Stein: Cada vez mas cerca
Lic. Mariana Rodríguez Iglesias.

Pabli Stein nos interpela con los recortes, selecciones y mash ups con que vamos construyendo
nuestro archivo privado de la cultura, caprichoso y heterogéneo pero no por eso menos
compartible.
Pensemos en las imágenes que nos rodean desde que nos levantamos hasta que nos
acostamos, en todas sus versiones y soportes. Ellas conformarían el acervo universal y público
de situaciones visuales posibles. Es evidente que de tan vasto este universo es imposible de
abarcar. La obra de Stein pretende ser un conglomerado un tanto apretado y superpuesto de
recortes de este cosmos. Su campo de acción son las revistas de moda y los retazos de telas
estampadas. Sus composiciones hacen un recorrido pendular entre el collage y el decollage,
entre la yuxtaposición de imágenes apropiadas y la exhibición de capas superpuestas, entre la
restauración de una lógica distinta y la arqueología en tiempo presente. Con todo, propone
caminos alternativos para los signos de la publicidad y la moda. Aquellos se muestran con la
prepotencia del sentido cerrado, mientras que los conglomerados de Stein son signos abiertos,
inconclusos. Toda figura aparece recortada, en algún punto tapada, parcialmente negadas.
Podemos observar que de esta superposición de signos inacabados emerge uno nuevo, distinto
y con sus propias reglas, códigos que se alejan de la lógica publicitaria para hermanarse con el
quehacer pictórico.


Seductor contraste de imágenes y color
Loreto Estevez, historiadora (Chile) para Arte Al Límite, 2013.

El joven artista visual irrumpe el escenario artístico con recortes y fragmentos tomando
diferentes partes de un todo y convirtiéndolo en algo total y completamente diferente. Imágenes
que constituyen el corpus visual y de belleza en el que estamos inmersos y del que somos
parte; aquel corpus superficial, caprichoso, frívolo y banal que superlativa el cultivo de la
exterioridad de un modo tan persuasivo y categórico que pareciera imponerlo con tajante
autoridad.


Pabli Stein
Arte al Límite (Chile), 2014

Tras el luminoso destello de la contemporaneidad y sus estereotipos está la figura de la mujer
que retrata Pabli Stein. Ahí, justo tras una colorida primera capa de impresiones vanidosas, mira
en silencio el rostro oculto de lo femenino.
Un trabajo introspectivo, reflexivo y personal retrata la imagen del ideario colectivo que
encuentra la belleza tras cánones y estándares industrializados y comerciales. Las manchas
gruesas y vehementes y el legado de una brocha pronunciada esconden una profunda
valoración por la fragilidad y lo femenino, batiendo sobre la tela una batalla de protagonismos,
apariencias y envolturas.


Dos tiempos en la pintura
Nelson Di Maggio para Diario La República, Uruguay.

El argentino Pablo Stein (Torre I del WTC), veinteañero, está en las antípodas. Es difícil encontrar
a un pintor uruguayo que maneje con tanta energía corporal la materia extendida en amplias
capas de color disparadas en todas direcciones, sobrepuestas, cubriendo y descubriendo figuras
apenas entrevistas en prolongamientos fragmentarios o confundidas con el acto de pintar
mismo. Los restallantes colores y la franqueza responden a una concepción vital, optimista y
luminosa, afirmativa de la existencia.


Pabli Stein: La otra luz
E.C

Pocos pintores logran un equilibrio entre los dos hemisferios. Una simbiosis energética entre la
abstracción y figuración. Pabli Stein es capaz de lograr una síntesis entre lo que comúnmente se
define como entes opuestos irreconciliables. La gestualidad sanguínea y hepática del artista
logra crear vasos comunicantes entre la parte emocional y los canales intelectuales y demuestra
la completud y su posibilidad.


...”Es verdad que la experiencia personal, tratándose de un joven, capaz de derrochar y destruir
sin sentido, se opone, en cualquier caso, a esta concepción miserable. Pero incluso cuando este
se prodiga y se destruye sin consideración alguna, hasta el más lúcido ignora el porqué o se cree
enfermo. Es incapaz de justificar utilitariamente su conducta y no cae en la cuenta de que una
sociedad humana puede estar interesada, como él mismo, en pérdidas considerables...en
catástrofes que provoquen, un cierto estado orgiástico...”

G. Bataille, “La noción de gasto”, 1933.